Constant Motion

"I wish i could write as mysterius as a cat"
Ask me anything
Posts tagged amor

Es fácil seguir esta línea de ideas.
De esa manera nos damos cuenta que aunque mucho somos, somos nada y ocupamos tan poco, nuestro valor en el universo es tanto como un grano de arena en el mar y quizá la proporción es aún muy grande.  Como un relámpago que se muestra en el cielo en un día tormentoso; como el flash al tomar una foto, algo tan rápido que se desvanece al cerrar los ojos y abrirlos nuevamente; (ese movimiento mecánico e involuntario, algo tan fugaz como la vida misma), conocemos el amor. Y en ese momento nos sentimos todo,  completos y perfectos.
En ese momento nos convertimos en poetas, en músicos, en seres con sueños e ideales; Ideales compartidos  y de anillos en los dedos
Es ese amor un puente, un nexo que nos une y conecta con la humanidad, con la naturaleza y todo lo que nos rodea. 

A su vez es ese amor que nos llena de pasiones, de rencor y celos, instintos al rojo vivo.
Es la piedra filosofal que se ha ocultado en nuestro interior, somos alquimistas por naturaleza y no abrimos los ojos y solo buscamos lo de afuera.

Por eso yo amo, lloro, rio, me enojo y amo otra vez. Por eso miro todas las noches las estrellas y veo brillar el amor en el cielo. 
Es ahí donde te he amado, donde hemos pasado noches enteras, donde hemos unido nuestras almas eternamente, donde como niños salimos a jugar, y al mirar a la tierra, sabemos que todo sigue igual, todo sigue igual (…)

Niños que han crecido en la Luna
Te quiero, con ese amor presente en el espacio, algo tácito, algo hermoso, algo que existe porque debe existir.
¿Cuantos besos has ahogado en otros labios? ¿Cuantas sonrisas, querida?
Cuantas sonrisas has dejado escaparse tímidamente al saber de mí, anuente que tendrás que controlarte para no perder la cordura y regalarlas a otros.
¿Cuantas noches me has soñado?
¿Cuantos intentos de asesinar mis palabras en tu mente han fallado? 

¿Cuantas veces has sentido mi mano recorrer tu cuerpo lentamente y desvestirte, mientras intentas apagar el fuego latente?
Cuántas veces y en cuantas eras nos hemos amado y aun así has despertado con alguien y no soy yo el que descansa en tu pecho, no soy yo el que yace a tu lado.

Así es, así es querida mía. Observemos desde la luna lo que en la tierra nos sucede todos los días.


Monzahna 

Agua

Eres para mí: lo que siempre he querido, lo que quiero y quizá eso que nunca tendré. Un

absoluto distante, inherente y deslumbrante, como una estrella en su punto de inflexión,

distante, un punto más en el basto cielo. Promiscua, si…Promiscua, de tanto compartirte, solo

te muestras distante y elegante. Solo brillas para los ojos inmaculados y yo que te observo

sereno desde mi tejado; yo que te observo, no te tengo, ya ni siquiera te veo, te escondes; te

escondes…

¡oh! egoísta lucero. ¿Por qué eres tan bello?

Te muestras como una idea pasajera, te muestras como un día de otoño donde las hojas caen

de los árboles, te muestras como el viento que azota las ramas y el amarillo que adorna las

altas cúspides, como la muerte que cubre las praderas, eres los mismos árboles, ese otoño

que no perdona nada, solo a la primavera venidera. Pronto serás invierno, luego verano y

seguirás siendo todo y yo nada. Desde aquí, este punto distante que observa cuán grande eres,

lo mucho que cambias y yo desde, repito; desde aquí observo que eres un todo, todo para

mí, todo para el mundo, todo en los sueños, sueños que se opacan en segundos por miradas

ajenas; que se ilumina por ideas de amores, esos que pintan mañanas e iluminan noches, que

le restan sentido a la palabra soledad.

Soledad que nos cubre a todos, que nos pesa e inunda con oraciones sin sentido, con premisas

incompletas. Palabras al viento y viento a las palabras, el fiel mensajero y soledad. Soledad es

un nombre más.

Qué bonito como el verbo se convierte en un arma filosa que corta todo a su paso hasta

que todo vuelve a lo que era.

Entonces volvemos a la premisa de que eres todo, volvemos a la idea y al lugar en donde me

encuentro, donde te miro a lo lejos, donde te estudio. Suspiros escapan al infinito que se

extienden hasta tocarte ¡oh! Bella estrella.

¿Cuándo bajaras y te harás carne? Cuando te reunirás conmigo para susurrarte al oído, para

tomarte de la mano y escuchar de tu boca el nombre que Dios te dio.

M.A.M. 

Rocío

En un atardecer te vi nacer, te vi soñar y volar hasta más allá de lo tangible. Poco susceptible a la mirada del mundo; en pocos segundos te vi crecer y elevarte; Elevarte más allá de lo tangible. Una noche te vi partir y morir en el horizonte, donde las ráfagas fluctuaban como luz, en un prisma de oscuridad, te vi hundirte; hundirte hasta más allá de lo tangible.
Una noche de luto escuche tu voz, aun risueña y serena, te oí cantar ¡Oh! Bella damisela. En la acústica del salón nupcial, tu voz se extingue; se extingue hasta más allá de lo tangible.
En una cálida tarde vi tu brillo otra vez, te vi nacer, crecer y morir, en una cálida tarde, tu brillo se hiso más, eras mía y todo era tuyo; todo era tuyo hasta lo de más allá de lo tangible, eras el viento y el océano, eras aquel velero, que a lo lejos fue consumiéndose en la inmensidad del mar.
Y de súbito, volviste. Volviste a ser todo, de súbito, eras esa tarde y ya no te vi crecer, ni morir. Fuiste eterna, tangible, como una gota en el mar.

M.A.M. 

More Information